Para que nuestro Campeonato de España de Rallyes de Asfalto (CERA) vuelva a ocupar el lugar que se merece y recupere la espectacularidad demandada por los aficionados y por los implicados hay que trabajar en ciertas áreas que, por desgracia, siguen estando descuidadas.

Andreucci / Andreussi (Peugeot 208 T16 R5) ITALIA  (Peugeot Italia)

Andreucci / Andreussi (Peugeot 208 T16 R5) ITALIA (Peugeot Italia)

Muchas veces no hay que inventar, basta con copiar las acciones que se toman en otros países de nuestro entorno, y de campeonatos similares o a los que queremos parecernos, para, adaptándolas a nuestras particularidades, ayudarnos a mejorar. Uno de esos Campeonatos en los que nos debemos fijar es el Campeonato Italiano de Rallyes (CIR). Dos son los motivos, el primero que al igual que el nuestro, el CIR lleva unos años de gran depresión, sin poder exportar ningún nuevo valor al ámbito internacional y menguando claramente en su espectacularidad, y segundo, al igual que en el CERA, el CIR ha sufrido durante años la ausencia de equipos oficiales y de Copas de Promoción que van recuperando poco a poco en estos últimos años.


Parto de la base de que el CIR en un campeonato total, con pruebas en tierra y en asfalto, teniendo Italia sus propios campeonatos de asfalto y tierra diferenciados, pero en el que nos debemos fijar es en el absoluto. En España creo que aún no es el momento de mezclar tierra y asfalto dada la especial idiosincrasia de nuestros reglamentos, aumentaría aún más la confusión reinante.
El peso de España e Italia en el concierto internacional ha ido decreciendo según pasan los años. Aunque ambos países mantienen pruebas en el WRC, están ausentes del ERC desde la temporada 2013, y no hay indicaciones de cambio en los próximos años. Los pilotos de máximo nivel de ambos países, quitando la gran excepción de Dani Sordo, un REGALO para nuestro deporte, ni siquiera en categorías secundarias destacan, ni en WRC2, ni en el ERC, ni en el Junior WRC, ni casi en el DDFT dada la debacle española del 2014. Pero ambos países saben que ésta tendencia debe de cambiar, aunque parece que en Italia se han “puesto las pilas” antes que nosotros.

Cosas que copiar del CIR y que encajarían en el CERA.

1) La publicación del calendario. Estamos a finales de Diciembre y en Italia ya hay fechas para el CIR, ¿cuánto deberemos de esperar en España? Probablemente, como ha sucedido en los últimos años a un mes del inicio del CERA se publicará el calendario, el cual se modificará posteriormente para añadir/quitar/modificar la fecha de alguna prueba. Eso es justo lo que “necesitan” los equipos interesados en el mismo.

2) En el CIR ya han reducido las pruebas en las últimas ediciones, de tal manera que para el año 2015 ya pueden introducir una nueva, pasando de 7 pruebas a 8 con la incorporación del esperado Rally de Roma. Mientras, en España, aunque nuestros equipos no tienen presupuesto para una temporada completa, seguimos añadiendo pruebas, posiblemente lleguemos a las diez en 2015, totalmente ilógico.

3) Programa especial y Campeonato Oficial para los pilotos de categoría Junior amparado por la Federación italiana, la CSAI. El apoyo a la base del deporte se torna fundamental si queremos que tenga un futuro claro. No renuncian a sus estrellas, de hecho los tres mismos pilotos se llevan jugando el CIR en la última década, pero por detrás de Andreucci, Basso o Scandola, ya empieza a existir un relevo y sobre todo ese relevo empieza a cruzar tímidamente las fronteras. ¿Lo comparamos con lo que sucede en España? Casi mejor que no. Mucho camino nos queda por andar en este aspecto, EL MAS FUNDAMENTAL, y que no se “arregla” convocando una Campeonato Junior al que no se le da la importancia necesaria.

4) Categorías lógicas y similares a la homologación FIA. Esto es de gran importancia para las estructuras de preparadores que tienen la seguridad de una reglamentación técnica sin cambios arbitrarios y que pueden explotar sus productos más allá de sus fronteras, lo que ayuda a todo el CIR. Ya sabemos que en el CERA, incluso el coche más FIA que existe, el R5, tiene sus particularidades “spanish”.

5) Grandes esfuerzos en la comunicación, en donde predomina una web clara, que sirve como referencia y medio de comunicación del CIR, pudiendo incluso retransmitir vía streaming las asistencias de las pruebas en directo. Centralizando los datos, las noticias, reglamentos y resultados. En nuestro caso buscar un resultado es una labor de muy enterados, hay una dispersión total y no hay imagen de CERA, así se está perdiendo gran parte del impacto mediático que es lo que básicamente buscan las marcas interesadas en invertir, lo que hay en España es la mejor manera de espantarlas.

G. Basso (Ford Fiesta R5) CIR 2014 (foto: BRC Prensa)

G. Basso (Ford Fiesta R5) CIR 2014 (foto: BRC Prensa)

No nos cansamos de decir que en el extranjero todas las cosas se hacen mejor, pero pocas veces se toman medidas para actualizar nuestro CERA. De las medidas que ha tomado el CIR anteriormente citadas hay, al menos tres de ellas, que no requieren grandes esfuerzos, o por lo menos, que son realizables en un corto espacio de tiempo y que redundaría en un Campeonato mejor. El inmovilismo nos puede llevar a la desaparición, aunque parece que nadie de los que toman decisiones se haya dado cuenta.

Nacho Rodríguez.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment