Tras más de un año de aplicación, parece claro que la reglamentación de la categoría R5 ha sido un auténtico éxito. Este éxito hay que apuntárselo a la FIA… y a Malcom Wilson, que fue también uno de los máximos impulsores de la idea.

Q. Gilbert (Ford Fiesta R5) Gales WRC14 (foto: M-Sport)

Q. Gilbert (Ford Fiesta R5) Gales WRC14 (foto: M-Sport)

Tres son las marcas que actualmente tienen vehículos homologados de estas caracterísiticas, Ford, Peugeot y Citroën. Entre las tres suman cerca de 107 chasis en competición (Ford:77, Peugeot:18, Citroën:12). En 3 años de reglamentación World Rally Car 1.6T existen, aproximadamente los mismos chasis que de R5 en sólo 16 meses. Una auténtica revolución en el parque automovilistico que no sólo beneficia al Mundial, sino a todos los Campeonatos Regionales (Europa, Oriente Medio, Asia Pacifico, Codasur…) y Campeonatos Nacionales.

Hay otros dos proyectos con vehículos R5. El primero de ellos es de Mitsubishi, en el que un preparador sueco ha construido una unidad de Mitsubishi Mirage R5 que ha sido presentada y que al final parece contar con cierto apoyo de la marca, por lo que próximamente será homologado y comercializado (parece que dicho preparador ya ha recibido unas cuantas peticiones en firme). El segundo proyecto está ya en su última fase de evolución y promete ser la nueva referencia de la clase, el Skoda Fabia R5. Según la marca, estará disponible a mediados de 2015. Llevan desarrollando dicho vehículo desde hace algo más de un año. El resto de proyectos son meros rumores, aunque parece que el que está más cerca de cumplirse es el de Opel con un Corsa R5. Mientras que se ha empezado a especular con la fabricación de un Hyundai i20 R5, lo que reforzaría el compromiso de la marca con los rallyes y sería una estupenda noticia.

63986_740707582673935_415592472662150603_n

Las virtudes de estos coches están claras, la principal es la economía. El valor de adquisición debe rondar, según la FIA, los 200.000€, aunque esa cifra no es real, a no ser que te gusten los coches “pelados” de equipamento (por ejemplo ni baquets ni llantas). La realidad es que rondan los 250.000€, en cualquier caso la mitad o menos que el precio de un world rally car nuevo. Pero la economía llega también por el lado del mantenimiento, con revisiones de motor y cambio más dilatadas en el tiempo, con menos sofisticación electrónica, apéndices aerodinámicos más asequibles y bastantes piezas compartidas con el modelo de serie. Con este coche, un equipo puede participar en un fin de semana en una prueba de su campeonato nacional, al siguiente en una prueba del Campeonato de Europa y a la siguiente en el Campeonato del Mundo, todo ello con la misma unidad (bueno, en el caso de un equipo español debería ir poniendo y quitando la valvula de descraga del turbo, claro).

No sólo tiene la virtud de la economía, sino que es un coche escuela perfecto para dar el salto a la categoría máxima, los world rally cars. Este salto no terminaba de ser adecuado con los R4 o los S2000, ya sea por el estilo de coche o por la competitividad que tenían entre ellos. Es bastante espectacular para el espectador, no mucho menos que un world rally car, y con una diferencia de 1,70 seg/km en asfalto con respecto a su hermano mayor, por la mitad de precio, el éxito debe de estar asegurado.

S. Lefevbre (Citroën DS3 R5)  Gales WRC14 (foto: Citroën Sport)

S. Lefevbre (Citroën DS3 R5) Gales WRC14 (foto: Citroën Sport)

Una vez lanzados hay que empezar a mirar ya hacia el futuro y éste es un trabajo de cierta urgencia para la FIA. Los tres pilares fundamentales para prolongar éste éxito son:

  • Mantener a toda costa la economía de adquisición y mantenimiento, si es posible bajarla. Una medida tomada en este sentido para la temporada 2014 fue el aumento de peso en 30 kilos para evitar que se tuviesen que utlizar materiales caros para alcanzar el peso mínimo.
  • Asegurar una estabilidad en el reglamento técnico que favorezca la igualdad y atraiga a más constructores.
  • Asegurar a estos coches sus cuotas de éxito absoluto, WRC2, ERC, CAmpeonatos Regionales y Campeonatos Nacionales.

Y otras medidas de acompañamiento que vayan en beneficio de los rallyes en general:

  • Favorecer la igualdad con otras categorías, especialmente con los R-GT, como forma de aumentar el interés y el espectáculo.
  • Finalmente, estudiar un ligero aumento de prestaciones, tipo R5+ de M-Sport, sin que por ello se vean perjudicadas fiabilidad y economía.

AndreucciMONZARSh

Otro dato de la importancia de la categoría es la gama de productos específicos que los fabricantes de neumáticos están preparando para estos vehículos. En este aspecto la economía es un tema inportante a mantener. Michelín, Pirelli, DMack o Hankook ya están metidos en la pelea, pero pueden llegar otros. Eso es buena señal.

Campeonatos nacionales de nuestro entorno ya han abrazado esta propuesta d tal manera que, por ejemplo, en la última prueba del Campeonato Italiano hubo 5,  lo mismo que en otros países como Francia, Bélgica o nuestro vecino Portugal. ¿Nos quedaremos descolgados los españoles de nuevo de esta revolución? Espero que no, es importante para nuestro deporte.

Nacho Rodríguez.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment