Uno de los grandes puntos de interés en el pasado Rally de Francia estaba en la participación de dos vehículos de la categoría R-GT por la que la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) trata desde hace un tiempo de adaptar los vehículos GT a los rallyes. ¿Cuales son las diferencias reales en el momento actual de desarrollo de estos vehículos con respecto a los World Rally Cars? ¿Y con respecto a los R5, vehículos con los que debería estar emparejado?

Dumas (Porsche 997 GT3 R-GT) WRC FRA14 (vía @NPillisser)

Dumas (Porsche 997 GT3 R-GT) WRC FRA14 (vía @NPillisser)

La comparativa toma mayor relevancia desde que la FIA anunció hace unos días la creación para la temporada 2015 de una Copa FIA para vehículos R-GT. Dicha Copa contará con 5 pruebas en su calendario, dos de ellas del Mundial, Montecarlo y Alemania, y tres del Campeonato de Europa de Rallyes (ERC), Ypres, Valais y Córcega. Sin duda esta ha sido una noticia que ha gustado mucho entre los aficionados a los rallyes. Se puede intuir un gran espectáculo y buena atención mediatica. Todas las pruebas serán sobre asfalto, ya que, por una parte estos vehículos están menos preparados para tierra, aunque cuenten con suspensiones homologadas, y por otra, es la superficie donde pueden estar a la altura, o por lo menos a un nivel parejo, de los vehículos de la categoría RC2, entre los que se cuentan los S2000, los Regional Rally Cars (RRC) y los nuevos R5.

Para la comparativa hemos tomado los datos d los siguientes vehículos, primero el de Kevin Abbring, Peugeot 208 R5, autentico dominador del rally entre los RC2, segundo el de Quentin Gilbert, vencedor dentro del WRC2, segunda categoría del Mundial, con tro R5, en este caso un Ford Fiesta, tercero el de Romain Dumas, un Porsche 997 GT3 4.0 con brida de 38 mm., cuarto coche, el de Francois Delecour, otro Porsche 997 en este caso de 3.8 y con brida de 39 mm. A estos cuatro coches y pilotos hemos añadido a Xevi Pons, por ser un representante español, que nos puede dar una referencia con los pilotos de nuestro país. Finalmente, y a mero efecto informativo puesto que no compite directamente con los antes mencionados, hemos tomado las referencias de Alistair Fisher, ganador del WRC3 con un Citroën DS3 R3T.

Abbring (Peugeot 208 R5) WRC FRA14 (por Sainteloc Team)

Abbring (Peugeot 208 R5) WRC FRA14 (por Sainteloc Team)

Diferentes montas de neumáticos también entre los protagonistas, Michelin para el Peugeot R5 y los dos Porsche, Pirelli para el Fiesta R5 vencedor en WRC2 y el Citroën vencedor en WRC3, mientras que el equipo español calza neumáticos Hankook.

Esta es la tabla que hemos preparado:

  • La cifra de cada casilla se corresponde a la diferencia en seg/km con respecto al mejor tiempo de cada especial de un vehículo WRC.
  • T= a la media de los diez mejores resultados obtenidos a lo largo del rally.
  • D1= tomando como referencia T, Comparativa entre los vehículos analizados
  • D2= Comparativa entre los vehículos analizados tomando como referencia el mejor tiempo en tramo en relación con los WRC, marcado en rojo.

Comparativa1

Comparativa2

Conclusiones:

1) Entre los citados vehículos, menos el Citroën DS3 R3T, hay una diferencia máxima de 0,77 seg/km a lo largo del rally (D1). Si la FIA, como se está planteando, aumenta ligeramente las presataciones del los vehículos R-GT, les podrá igualar a los R5 punteros, en cuanlquier caso, la diferencia de 3 décimas entre el Porsche de Dumas y el Peugeot de Abbring es casi inapreciable y bien se puede argumentar por la puesta a punto. Puede que haya más diferencia entre algunos de los world rally cars.

2) En velocidad pura, concretamente en el mejor tramo para cada uno de los incluídos en la comparativa (D2) el más rápido ha sido el Porsche de Dumas, concretamente en el TC4, el más rápido para casi todos los incluidos en la comparativa, en el que en términos relativos un world rally car, el mejor, sólo le sacó 1,02 seg/km.

3) De todos los coches comparados, las diferencia más constante con respecto al mejor world rally car lo marca el DS3 R3T, con una media de 3,6 seg/km que mantiene en casi todas las especiales.

4) Donde mayor ventaja tiene un WRC sobre los demás coches es en las súper especiales, TC7 y TC14, posiblemente por lo revirado del recorrido y por las arrancadas y franadas al límite que exigen este tipo de pruebas. La menor diferencia se produce en tramos en bajada y de alta velocidad (119 km/h), como demuestra el TC4 de tan sólo 11kms. de longitud.

5) Aunque la plaza final, quinto, dentro de los vehículos RC2 es buena, el ritmo de Pons con respecto a los demás es aún demasiado lento. Como uno de los elementos diferenciadores es el de los neumáticos, Hankook para el español y Pirelli para los otros R5, la diferencia podría salir de ahí, aunque hay que destacar que en el tramo más rápido de cada uno (D2), Pons es el quinto clasificado, sólo superando al RC3, que es de otra categoría.

Pons / Haro (Ford Fiesta R5) WRC FRA14 (foto: ACSM Rally Team)

Pons / Haro (Ford Fiesta R5) WRC FRA14 (foto: ACSM Rally Team)

Aunque la gran lectura que habría que hacer en esta comparativa es la siguiente: Si un autentico piloto puntero de nuestro Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, con un coche de última factura, un Ford Fiesta R5, está al nivel de un R-GT homologado por la FIA, ¿por qué tenemos que inventarnos en España diferentes cosas para tratar de que estos dos mismos coches estén igualados? Que si reglamentos especiales, que sin válvulas de retención eliminadas, en fin, ¿por qué inventar si el trabajo ya está casi hecho….y bien?

Nacho Rodríguez.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment