Este es un artículo que nos ha mandado a Rallyactivos.com nuestra amiga, y compañera en la redacción de Vavel.com, Laura Castro García. Esta es las reacción que le ha suscitado la lectura de un artículo firmado por José Miguelez y publicado en Voz Populi.com acerca de la mortalidad en los rallyes. Desde Rallyactivos nos sumamos plenamente a lo expuesto por Laura y desde aquí le queremos mostrar nuestro apoyo publicando su editorial. Menos periodistas desinformados y más profesionales de la información es lo que necesita, no solo el automovilismo, sino el deporte y todo el periodismo español en general.

la foto

¿Los rallyes matan?

Todos caemos en el error de hablar sin saber alguna vez. Pero ese error cobra un matiz más grave cuando se trata de periodismo y de quien lo ejerce. Como periodista de rallyes, me he visto sorprendida igual que muchos de mis compañeros por los últimos artículos que, sin ningún tipo rigor, se han publicado recientemente sobre este deporte. Como aficionada de este deporte, me pregunto si realmente esa afirmación de que los rallyes matan tiene algún sentido o fundamento. Según me explicaron una y otra vez en estos largos cuatro años de carrera, no hay información sin datos y opinar sin saber es pecado capital. Es por ello busco información y datos relevantes y cuál es mi sorpresa al darme cuenta, por un lado, de que en todos los artículos escritos por el señor José Miguélez no encuentro datos de contexto, ni cifras que sustenten las afirmaciones que el mismo plantea. Por otro lado, no logro encontrar estadísticas ni informes sobre la mortalidad en los rallyes. Sin embargo, a diferencia de Miguélez, en lugar de buscar una absurda justificación basada en una conspiración mediática me planteo que puede deberse al hecho de que los accidentes en los rallyes no son habituales.

Para los que no sepan mucho de rallyes, quiero marcar un contexto basado en meros números. En el WRC (Mundial de Rallyes) se corren 13 pruebas, con una lista de inscritos que gira en torno a los 60 pilotos por cada rally. También está el Campeonato Europeo (ERC), en el que se disputan 12 pruebas con unos 50 participantes a lo largo de toda la temporada. En el caso de España, tenemos dos Campeonatos Nacionales. El CERA (Rallyes de Asfalto) con 10 pruebas y el CERT (Rallyes de Tierra) con 6 pruebas, en ambos la participación media suele ser de 45 pilotos. A esto, hay que sumarles las competiciones regionales. Solo en esta temporada y en España (recordemos que este deporte se celebra en muchos otros países), en Asturias hay marcados 17 rallyes, en Galicia 9, en Cantabria 12, en Castilla y León 7, en Canarias 9, en el País Vasco 14, en Cataluña 18, en Madrid 7 y en Aragón 9.

Teniendo en cuenta las cifras se puede concluir sin error alguno que por temporada solo en España se celebran más de un centenar de rallyes y tampoco es descabellado pensar que, si realmente tuvieran una accidentalidad tan habitual y una mortalidad tan elevada, ya se habrían prohibido o, al menos, habrían suscitado un debate popular más allá de los artículos escritos por un solo periodista. De todas formas y llegados a este punto, hay que destacar el hecho de que los rallyes, por desgracia, no son un deporte tan mayoritario como el fútbol por lo que no suelen tener cabida en los medios de comunicación salvo, casualidad de las casualidades, cuando hay un accidente. Esto también sucede con otros deportes como los de categoría femenina. Sin embargo, la falta de espacio o atención mediática en lo que a rallyes se refiere no es el tema que nos ocupa.

Foto: (Rihanon Gelsomino)

Foto: (Rihanon Gelsomino)

Usar el término “habitual” para referirse al número de muertes que se pueden producir durante el desarrollo de una de estas pruebas es una exageración desorbitada y errónea. Además, en la mayoría de los accidentes, según apuntan algunos especialistas en seguridad automovilística, los primeros heridos, en el caso de los rallyes, suelen ser los que van dentro del coche. Es decir, piloto y copiloto. Si bien es cierto, que en varias ocasiones la peor parte se la han llevado los aficionados. Mi máximo respeto a ellos y a sus familiares. Sin embargo, la manera en la que José Miguélez ha criminalizado este deporte con afirmaciones tan rotundas como “los rallyes matan” es injusto e inexacto. Sería más correcto emplear “los rallyes pueden matar” porque esa es la realidad. Pero al igual que estos, cualquier otro deporte de riesgo que tenga que ver con la velocidad. Está claro que hay muertes en los rallyes y eso es innegable pero decir que este deporte tiene “licencia para matar” es un completo disparate. La mejor manera de prevenir accidentes es estableciendo medidas de seguridad y respetándolas. No olvidemos que muchos de los aficionados que han sufrido un atropello en un rally estaban situados en una zona peligrosa no apta para el público.

Por último, señalar que la muerte de un espectador es una tragedia, no un tema para ganar popularidad a base de falacias y mentiras. Y por cierto, asegurar que periodistas y profesionales del mundo de los rallyes ocultan los accidentes y anteponen estas pruebas a las vidas humanas, es una bajeza propia de quien no tiene argumentos, de quien debe escribir un artículo provocativo porque no tiene otra forma de llamar la atención de los lectores.

Laura Castro García

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment