Hace un par de fines de semana se produjo la primera victoria de J. Membrado en el Campeonato Catalan de Rallyes con su nueva montura, el flamante Ford Fiesta R5 subcampeón de España de Rallyes de Asfalto en 2014. El propio piloto calificó a su nuevo vehículo comoun auténtico coche de carreras.

foto MCRacing

foto: MC Racing

Si me pongo a hacer cuentas sumo hasta un total de 7 vehículos de la clase R5 en nuestro país a día de hoy, para ser más exactos 6 y un fantasma. Tendríamos el de Membrado en Cataluña, Sosa dispondrá de otro en Canarias, el que era del equipo portugués Fibromade, un tercero en Valencia en poder de S. Carnicer y con el que sólo ha tenido actuaciones en el Campeonato Valenciano. El cuarto está en Cantabria, en las instalaciones de KRS Rallyes con el que, por ahora, sólo hay certeza de que lo utilizará Polidura en contadas ocasiones y principalmente en el campeonato regional. Dos flamantes Ford Fiesta R5 están en las instalaciones de RMC Motorsport con dueños extranjeros que los utilizarán en el WRC2. Estos son los 6 “oficiales”, al que hay que sumar el “fantasma”, ese Peugeot 208 T16 R5 que se supone está en las instalaciones de Calm esperando los últimos detalles para que lo utilice Pons en el WRC2 bajo los colores de…¿ACSM? Es el coche fantasma puesto que todo el mundo habla de él, algunos saben hasta el número de chasis, hay indicios que respaldan su presencia, pero pocos se atreven a decir que lo han visto para que no se les tache de locos. Yo soy creyente, creo que está.

foto Raquel Fdez Casar

foto: Raquel Fernández Casar

El resumen de las cuentas es claro, 7 coches de la categoría R5 en España (incluyendo el fantasma) y ninguno va a participar en Campeonato de España de Rallyes alguno, ni de Tierra ni de Asfalto. ¿Cómo se puede comer esto?

El plantel de vehículos de nueva generación que son la segunda máxima categoría a nivel mundial podrían llegar a 7 u 8 unidades (si le sumasemos el Mini RRC que está aún en posesión de Monzón y con el que es posible que haga la gira canaria del CERA) y de todos ellos, sólo tenemos la esperanza de ver al Mini en esta temporada en el Asfalto o en la Tierra. Minetras, en otros campeonatos de nuestro entorno, este tipo de vehículos son los cohes top, los que se juegan los triunfos y los títulos.

En España ese papel está otorgado a los Porsche en el Asfsalto y a los prototipos, más lógico, en la Tierra. El caso del CERA es especialmente sangrante, ya que vuelve a ir en contra de lo que marcaría la lógica. Echamos de los tramos a los coches desarrollados especialmente para rallyes en todo el mundo, dando prioridad a “coches laboratorio españoles”, los cuales se están mostrándo superiores a aquellos en muchas ocasiones. A posteriori se intenta igualar prestaciones, pero SIEMPRE se termina fracasando.

Con lo fácil que sería ceñirse a la normativa FIA en este aspecto para nuestro CERA, por lo menos para los coches top, inventando en las categorías inferiores para fomentar el aumento de las listas de inscritos. Sigo sin comprender cómo nos hemos metido en este lío sin demasiadas posibilidades de solución. España es diferente, y en este caso, no para mejor.

foto: Tuthill Porsche by Damien Pantoux

foto: Tuthill Porsche by Damien Pantoux

Con un reglamento lógico, homologaciones FIA R5 y R-GT, se podría fomentar la participación de alguna de esas unidades que van a estar semi paradas. Además se posibilitaría la entrada de los preparadores españoles en un mercado que será de mucho interés en las próximas temporadas, el de los R-GT y del que incluso hemos perdido el tren, puesto que los inventos españoles parecen que no están pasando los criterios de homologación de la FIA.

Podríamos calificar  el “caso de los NO R5 en el CERA” de la misma manera que la fiebre nacional por los aeropuertos, compramos/hacemos cosas que no podemos utilizar o que no nos dejan, el ladrillo aplicado a los rallyes, mal panorama.

¿Será verdad lo que me decía mi mejor amigo, un rallyactivo de pro, hace unos días, de que es necesario un Podemos de los Rallyes? ¿O dijo de todo el automovilismo?

Nacho Rodríguez

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

3 Comments

  1. Jan dice:

    Pues no es tan dificil de entender, un GT es mucho mas barato que un R5, para comprar y para competir…, vale para ganar el nacional y posiblemente es mas atractivo para los patrocinadores e incluso para el publico…, si no fuera por eso, el CERA seria la ¨Copa Mitsubishi¨…

    • Nacho Rodríguez dice:

      Es una forma de verlo y hay muchas válidas, pero es un debate que no se ha dado, se ha impuesto, desde mi punto de vista sin mucha lógica y menos ahora que se está desarrollando la clase R-GT FIA. “Nuestros” Porsches ni siquiera valen para R-GT FIA, que son más baratos…algo se ha hecho mal. Muchas gracias por la aportación.

  2. paco dice:

    me alegro que el r5 de millonetti fuster no haya ganado el cera2014, no siempre gana quien mas pasta tiene, ojala este año vuelva a pasar lo mismo

Leave a Comment