Hace una semana que empezaron las discusiones previas para dilucidar la reglamentación técnica del WRC a partir de 2017, o cómo serán los coches del Mundial para la próxima década. Seguro que durante la disputa del Rally de Cerdeña los equipos y marcas se reunirán a tratar el futuro reglamento, lo que es el futuro de la especialidad. Esperemos que el vino, la pasta (la de comer, que de la otra ya tienen cuidado) y el clima mediterráneo les lleven a todos a “buen puerto”.

Foto: Sordo / Martí WRC POR 14 (Nacho Rodríguez)

Foto: Sordo / Martí WRC POR 14 (Nacho Rodríguez)

La FIA se fija como objetivo el mantener en el Campeonato del Mundo a las marcas actualmente involucradas (cosa demasiado difícil) y hacer una reglamentación lo suficientemente atractiva para que entre alguna más. Sin duda alguna, éste último aspecto significará algunas concesiones a las marcas interesadas. Muchos, o casi todos, entendemos que habrá que dar un giro eléctrico y medioambiental a la especialidad, porque los tiempos lo piden, y porque la más interesada es Toyota, que también lo pide, casi es condición necesaria para su compromiso con el WRC.

Creo que este camino no es el correcto del todo, no por el tema eléctrico, sino por la manera de afrontarlo por parte de la FIA. Esta debería de marcarse un camino claro y luego intentar aunar cuantos más constructores mejor. Parece que la forma de entenderlo es casi al contrario, pide lo que quieren los constructores y luego amolda el reglamento.

Hay que entender que las marcas están en los rallyes por pura promoción, el compromiso de corazón es más bien escaso, una vez cumplidos sus fines o según le ordenan desde los departamentos de comunicación, abandonan el WRC sin importarles si la inversión realizada ha sido ya amortizada. Así, la reglamentación debería tender a hacer el WRC una competición “barata” y con mucha repercusión, que es lo que buscan los que ponen el dinero, la “exquisitez técnica” está en un segundo plano.

Foto: Hirvonen / Lehtinen WRC POR 14 (Nacho Rodríguez)

Foto: Hirvonen / Lehtinen WRC POR 14 (Nacho Rodríguez)

Actualmente la reglamentación técnica tiene grandes aciertos y algunas pegas. Un equipo que entra de nuevas puede, en un relativo corto espacio de tiempo y siempre que se hagan bien las cosas, ponerse a un nivel mínimamente competitivo con respecto a los que ya estaban en el WRC. Tres rallyes ha tardado Hyundai en obtener su primer podio y uno más en marcar sus primeros mejores tiempos en un tramo, Volkswagen es un caso aparte. Esto es muy interesante para cualquier marca y hay que seguir manteniéndolo. Por contra, el desembolso inical es muy alto, ya que el mismo Hyundai comentaba que cada unidad del i20 wrc le saldría por unos 500.000€, lo que no es precisamente asequible.

El peligro de modificar demasiado la reglamentación técnica es doble. Los costes se pueden disparar si parte del desarrollo realizado hasta ahora se convierte en inútil, haciendo a los participantes empezar de cero. Por otro lado, un error en el desarrollo de la reglamentación puede quitar totalmente el atractivo a una especialidad que funciona, no hay más que ver lo que han hecho con la F1 de 2014, haciendo que todo el esfuerzo económico y tecnológico sea malgastado.

Obviamente no sé cuál es la solución adecuada ni ideal, ¿podrían ser los R5 ligeramente modificados, como R5+, con más potencia y algún recuperador de energía? , podrían, pero no soy yo lo suficientemente influyente en la FIA como para proponerlo. Estamos en las manos de los que deciden y esperamos que tomen decisiones en el camino correcto, puesto que si falla una de las tres patas que sostienen esto, técnica, espectacularidad y promoción… ya serían dos los déficits del WRC, mala señal. ¿Ya sabéis cuál es el otro?

Nacho Rodríguez.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment