El jefazo de M-Sport, Malcom Wilson, es uno de los presonajes/gurú de este deporte a todos los niveles. No sólo es un preparador de éxito, buscando siempre cualquier forma de promoción para el deporte y de beneficio para su empresa, haciendo correr un equipo de manera oficial con muy poco apoyo de la marca a la que representa, generando negocio para todos los involucrados, desarrollando siempre los coches más acordes a la competición, en clases pequeñas y al más alto nivel, y…siendo un auténtico cazatalentos en cuanto a pilotos se refiere. Auque adaptado a los tiempos que corren, su equipo, por filosofía, maneras y pasión es el que más representa el espíritu rally de toda la vida. Wilson y M-Sport SON RALLY.

E. Camilli / B. Veillas (Ford Fiesta R5) MC WRC15 (foto: Camilli Press)

E. Camilli / B. Veillas (Ford Fiesta R5) MC WRC15 (foto: Camilli Press)

Cada año se tiene que reinventar, puesto que al no recibir apoyo de fabrica, y sólo lo justo, debe de luchar tanto a nivel económico como de ingenieria para tener las mejores prestaciones durante la temporada. Los tres equipos grandes, con el presupuesto de M-Sport posiblemente no llegarían a su nivel de competitividad. En ese comienzo desde casi cero cada temporada está también el apartado de pilotos. Sin poder pagar grandes sumas de dinero a los pilotos, en M-Sport se deben “conformar” con dar oportunidades a jovenes talentos con la esperanza de que eclosionen o darle un programa del más alto nivel a pilotos que llegan con dinero y la calidad suficiente para poder hacer cosas importantes en el Campeonato del Mundo.

Uno de los anuncios más esperados en este final de temporada era el de la composición final del equipo M-Sport d cara al WRC 2016. Borrón y cuenta nueva, la próxima temporada serán un noruego, Mads Ostberg, y un francés, Eric Camilli, los que defiendan el ESPÍRITU RALLY a lo largo del Campeonato del Mundo. Es un nuevo volver a empezar. El fichaje de Mads Ostberg estaba un poco más claro, se le han cerrado las puertas del Citroën al no tener una planificación como equipo oficial para 2016. El noruego ha sido, con sus altos y bajos, el mejor del resto en la temporada 2015, el primer no Volkswagen y además siempre trae un buen apoyo monetario, buena apuesta. Una vuelta a la casa con la que compitió en 2013 y al coche con el que obtuvo su primera, y hasta ahora única, victoria en el WRC (Portugal 2012 encuandrado en su propio equipo, el Adapta WRT).

Para el segundo volante oficial de 2016….sorpresa ! El nominado será Eric Camilli, francés, de 28 años de edad y con una carrera meteórica dentro del mundo de los rallyes. Otro francés que huele a Campeón a poco que no se tuerzan las cosas para él. Pocos le habían nombrado en sus quinielas, pero por primera vez Camilli dispondrá de la oportunidad de hacer una temporada completa en el WRC, y será de la mano de la mejor escuela para aello, M-Sport. Durante el año 2015 ha sido el piloto revelación del WRC2, donde normalmente ha sido el mejor del resto, por lo menos en ritmo de carrera, sólo superado por los pilotos oficiales de Skoda. Un décimo puesto a final de temporada no hace honor a su ritmo, por ejemplo ya nos hicimos eco de su velocidad en el Rally de Montecarlo, mientras que en el Rally de Gales se le ha escapado la victoria en el último tramo debido a un fallo mecánico. Rápido en asfalto y competitivo en tierra y salido de la gran escuela que está siendo la Peugeot 208 Rally Cup (¿será Jose Antonio Suárez el próximo gran descubrimiento de esta copa?), donde compitió en 2014 terminando tercero y donde ya avisamos de él en Rallyactivos tras su “presentación” internacional en el Tour de Corse de ese año, puntuable para el ERC y donde se colocó nada menos que cuarto en su primera participación con un RC2.

ByOreca

Toyota se ha fijado en él y está apoyando su carrera con la intención de que sea uno de sus pilotos en el regreso de la marca nipona al WRC en 2017. El programa en el WRC2 con Oreca fue subvencionado por los japoneses, al igual que podría serlo su año en M-Sport, un claro ejemplo de lo buen negociante que es Malcom Wilson. Que llegue a debutar en Toyota aún está por ver, sinceramente, con todo el lío que empieza a haber en torno al equipo Toyota tras la irrupción de la Finsh Mafia en el proyecto ya empiezo a dudarlo. En cualquier caso está ante la que puede ser su primera gran oportunidad, y tiene la pinta de que es uno de esos pilotos que no las dejan escapar, cosa de la que no pueden presumir los dos antiguos ocupantes de los volantes de M-Sport.

Los coches no tendrán mucha evolución,  estando como estará M-Sport enfrascado en el desarrollo del coche de 2017, pero el equipo inglés siempre es un auténtico outsider y con la alineación de pilotos que cuenta puede dar la sorpresa en más de una ocasión. Larga vida al ESPÍRITU RALLY de M-Sport.

Nacho Rodríguez.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment