El Rally de Montecarlo es una prueba terriblemente complicada donde ni siendo un especialista en asfalto ni de tierra te asegura un buen resultado, lo que demanda es un especialista en…el Rally de Montecarlo. Tres proyectos españoles confluían en las carreteras francesas la pasada semana y, por desgracia para ellos y para la nuemrosa afición, la nota de los tres fue de ligero aprobadillo, rondando en muchos momentos el suspenso. Ni las expectativas eran exageradas ni la exigencia era mayúscula, pero no han brillado ninguno de los tres en sus respectivos desafíos.

Sordo / Martí Hyundai i20 wrc_ MC_16 (Hyundai Motorsport)

Sordo / Martí Hyundai i20 wrc_ MC_16 (Hyundai Motorsport)

Empezando por la cúspide de la pirámide, Dani Sordo no se llevará un buen sabor de boca de una prueba en la que debutó con un wrold rally car hace 11 años y de la que se le puede clasificar como uno de los que más experiencia tiene. Dos jornadas iniciales en las que no estaba nada a gusto con un coche que habían testado, pero que nada de lo que probaron funcionó de primeras. Un coche nuevo que incluso con malos reglajes favorecía siempre a su compañero de equipo por un margen casi insultante. Si al final de la primera especial declaras que estas agarrotado que no tienes nada de confianza en el coche ni en ti mismo…apaga y vámonos, porque cuando te quieras enterar de qué va el rally te han metido más de 2 minutos. No debe de ser nada divertido lanzarte a tumba abierta por unas carreteras llenas de trampas en esas condiciones, requiere mucho valor, cierto, pero lo que sí hace es apartarte del grupo de los pilotos importantes de la carrera, te convierte en una mera comparsa y eso es muy malo en un piloto de su nivel.

¿ Tan malo ha sido? La primera parte del rally sí, la segunda, con los reglajes totalmente cambiados, no del todo. La suerte suma y un golpe que hace un par de años hubiese partido el Hyundai en dos, hoy ha sido sólo un pinchazo, y el ritmo mostrado en las últimas especiales, especialmente interesante fue el segundo tiempo del Power Stage, traen un poco de luz a un rally que ha sido muy oscuro. Para Suecia me temo que tendrán que empezar de cero y puede, espero que no, que se repita el mismo inicio de rally. Tres más así y despídete de la temporada, y sería una pena porque puede haber sorpresas este año.

La temporada es muy larga y fastidia que Sordo haya perdido una de esas grandes aportunidades que todo piloto que no se llama Ogier dispone a lo largo de la temporada y a lo mejor empezar a demostrar cosas en China, Córcega o Alemania ya es demasiado tarde. Sin embargo en Hyundai Motorsport deben de estar contentos con él ya que si sigue llevando el coche a la meta y mejora un poco sus prestaciones, sueñan con que gracias a las actuaciones de Latvala puedan dar guerra en el Campeonato de Constructores, entre otras cosas, por eso confían ciegamente en Dani Sordo.

El caso de Jose Antonio “Cohete” Suárez es bien diferente. Vaya por delante que yo hubiera visto más apropiado para esta temporada un programa en el Campeonato de Europa con ánimos de destacar y aprender a luchar en cabeza, pero menos mal que tiene detrás de él a Carlos Sainz que seguro que ha ayudado a tomar la decisión de que empiece ya en el WRC2. El aterrizaje en la categoría ha sido…duro. Si bien ya se había probado en el pasado Rally de Cataluña donde tuvo un ritmo acorde a la cabeza, la cosa ha sido bien distinta aquí.

Suárez / Carrera Peugeot 208 T16 R5 _MC_16 (J.A.Suárez FB)

Suárez / Carrera Peugeot 208 T16 R5 _MC_16 (J.A.Suárez FB)

Aparte de dos grandísimos tiempos por llevar neumáticos con clavos cuando los demás no, y que no supo/pudo rentabilizar al perder en las dos pasadas del bucle muchísimo más de lo ganado, no hubo grandes cronos, y lo que es peor, tampoco la sensación de que le pudieran salir. La verdad es que sus rivales de la categoría asustados con sus prestaciones, por ahora, no están. A Suárez le falta toda esa experiencia necesaria en esta dificilísima prueba y todo lo que ha sufrido en estos días, seguro que lo podrá rentabilizar en años posteriores o mismamente según avance la temporada, confío en que lo hará.

Aparte de eso, también deben de estar contentos con él en el equipo, ha llevado el coche a meta, ha acumulado toda la experiencia posible, ha ido progresando y se ha dado cuenta de que los de arriba muerden más de lo que parecían. Sexto en el WRC2, en el que cuentan tus seis mejores resultados de tus siete pruebas nominadas no es un buen balance de puntos. Dentro de los RC2, donde había habituales del WRC2 que no tenían el Monte nominado (casos de Lappi o Suninen), un décimo puesto es algo peor. Pero lo importante es que esta dura experiencia puede que dentro de un tiempo le lleve a ganar, como bien sabe su mentor Carlos Sainz, de ahí el interés en que estuviera en el WRC mejor que en el ERC (por eso yo soy un simple aficionado).

El sueño de ser piloto oficial de Renault en el WRC3 de esta temporada es lo que empujaba a los ganadores de las diferentes zonas del Renault Clio Trophy para ganar en el Montecarlo. Nuestro representante ha sido Fran Cima, que se ha ganado ese derecho después de una temporada sin mancha en la que se adjudicó la zona Iberia (España y Portugal). La pena es que en ningún momento estuvo en la lucha real por el premio gordo. La lucha por la cabeza estuvo desde el principio lejos de su alcance.

Cima /López Renault Clio R3T _MC_16 (Eric Dobrowolsky)

Cima /López Renault Clio R3T _MC_16 (Eric Dobrowolsky)

El asturiano también ha sufrido la dureza del Monte, el hielo, la nieve, las humedades y todas las trampas que hay. La calificación final de su actuación ha sido totalmente provechosa, puesto que es posible que en una prueba haya acumulado más importantes experiencias que en toda una temporada haciendo carreras nacionales o regionales y eso vale su peso en oro. La exclusión final de Rossetti le aupó al cuarto puesto, pero el resultado final cuanta menos que la veteranía ganada.

Por repercusión mediática, por afición española que se desplaza cada año y por tremendamente difícil que es esta prueba, los pilotos españoles deberían intentar más a menudo acudir a esta cita. Es dura, cara y  no se tiene garantías de éxito, pero el aprendizaje es tal que es como si antes de empezar una temporada hicieses un master del más alto nivel, fundamental para el resto del año.

Nacho Rodríguez.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment