Muchas noticias nos dejó el pasado Rally de Argentina, los problemas de motor en Volkswagen, los problemas de concentración de los pilotos de la generación hipster, Mikkelsen y Neuville pegándosela en el mismo sitio, la repercusión mediática obtenida, aunque ello fuera, como siempre, por la salida contra el público mal colocado de Paddon, la victoria de “Mini McRae”, el podio de Evans, la buena actuación de Sordo… ¿me dejo algo?, sí, la clasificación dentro del Top 10 de un Maxi Rally, uno de esos coches con los que compiten en Argentina.

Federico “el Coyote” Villagra llevó a su Ford Fiesta Maxi Rally al décimo puesto en la clasificación final del Rally de Argentina. La cita mundialista servía también como tercera y cuarta fecha para el Rally Argentino, el nacional de Argentina, puntuando exclusivamente la primera y la segunda etapa de manera diferenciada. Pero lo interesante era ver el comportamiento de los Maxi Rally en lo que es su cuarta temporada de funcionamiento.

(foto: Rally Argentino)

(foto: Rally Argentino)

Básicamente el Maxi Rally es un vehículo artesanal, que comparte en todos los modelos el mismo motor, caja de cambios y transmisiones, acoplando todo ello sobre diferentes chasis, de tal manera que la igualdad mecánica está asegurada y al compartir casi todo el resto de elementos mecánicos las posibilidades de diferenciación son mínimas. De esta manera la única diferencia es la apariencia exterior, por lo que cualquier marca puede tener un coche Maxi Rally, por ejemplo, dos de las marcas más implicadas en Argentina son Chevrolet y Fiat, las cuales hace años que desaparecieron del radar de la FIA en cuanto a rallyes se refiere.

A efectos de la FIA, los Maxi Rally están encuadrados en la categoría RC2N y tienen homologación FIA para competir internacionalmente en América del Sur y el CODASUR (Campeonato Regional FIA para Sudamérica), de ahí su inclusión en el Rally de Argentina. Por el interés que siempre despierta otro tipo de vehículo en comparación directa con los habituales del WRC he hecho una comparativa directa entre los Maxi Rally y los vehículos más similares FIA, los RC2.

PREMISAS

No tomamos en cuenta a la hora de la comparativa a los RRC, que son auténticos World Rally Cars y que en Argentina demostraron una superioridad insalvave en pruebas duras como esta. Son caros de mantener, escasos y en el 2016 no serán admitidos en la mayoría de campeonatos internacionales. Sin embargo sí que hemos mantenido los S2000, por ser más abundantes en el mercado, más asequibles e incluso aún numerosos en diferentes campeonatos nacionales e internacionales.

(foto: Rally Argentino)

(foto: Rally Argentino)

De las 12 especiales del Rally de Argentina descartamos la primera Súper Especial (SS1) por atípica, no así el SS6 puesto que , aunque corto, es un auténtico tramo de rally en un circuito cerrado. Eliminamos de la comparativa la SS9 al haber sido neutralizada por el accidente de H. Paddon. Finalmente, las especiales del último día las eliminamos también al no ser puntuables para el Rally Argentino lo que deprecia la competitividad de los Maxi Rally al no tener competición interna. De esta manera, nos quedaremos con los resultados de 8 d los 12 tramos disputados, el 66% del recorrido, suficiente.

Las diferencias, como siempre en mis comparativas, se referencian al mejor tiempo scratch en cada especial, en todos los casos conseguido por un World Rally Car, y se expresan en diferencias segundos/kilómetro.

CapturaII

NÚMEROS

La diferencia media en los 8 tramos analizados de los RC2 en comparación con el mejor tiempo es de +3.08 seg/km. La diferencia media en los 8 tramos analizados de los MR en comparación con el mejor tiempo es de +4.08 seg/km. De esta manera, diferencia de un MR vs RC2 se sitúa en +1.01 seg/km.

La menor diferencia entre el RC2 y el MR, siempre a favor del primero, fue en el SS5 (19,71 km): -0.13 eg/km, mientras que la mayor diferencia se dio en SS4 (51,99km) : -1.41 seg/km. La mayor diferencia viene dada por el tiempazo marcado por S. Lefebvre (Citroën DS3 R5), muy por encima del rendimiento de los demás en esa especial. Normalmentelas diferencias han sido más comedidas.

La fiabilidad de ambos es similar, puesto que hasta el SS10 hubo 4 RC2 retirados por 5 MR, siendo en ambos casos 3 por averías mecánicas.

Marcas representadas: RC2 5 ( Citroën, Ford, Skoda, Mitsubishi y Subaru), Maxi Rally 7 ( Chevrolet, Ford, Peugeot, Fiat, Volkswagen, Citroën y Renault)

(foto: Rally Argentino)

(foto: Rally Argentino)

CONCLUSIONES

Esta modalidad de coches, que nació en Argentina por pura necesidad (el elevado precio de importar coches de competición) está resultando ser una formula exitosa y exportable.

Por desgracia, el coche de competición es intrínsecamente caro. Es complicado buscar un punto de equilibrio entre el precio, las presatciones y la evolución técnica en los coches de competición. Por diferentes caminos se está llegando a un punto común que puede ser interesante. Los RC2 son uno y los MR son otra propuesta.

La diferencia en seg/km entre los nuevos R5 y los MR en un terreno como el argentino está en el límite del segundo por kilómetro. Es una diferencia elevada como para que se puedan comparar aún directamente, en un rally medio de 100 km significaría minuto y medio de diferencia, lo que es aún insalvable.

Pero varias son las grandes ventajas de los MR y que hay que tener en cuenta. Se puede adecuar prácticamente algún modelo de cualquier marca aunque no esté involucrada en competición. Al compartir elementos mecánicos,  de transmisión y suspensión la igualdad es más real que en otras categorías. esto también reduce drásticamente los gastos en repuestos, casi todo vale para casi todos. Pero también tienen sus desventajas, sobre todo el carácter artesanal de cada modelo y una producción relativamente reducida y limitada a pocos constructores.

FUTURO

No hay dudas de su éxito en Argentina en donde ya está bien asentada. Incluso, con el mismo concepto, hay una categoría Junior que no hace sino reforzar su éxito.

Confianza de la FIA en el proyecto, exportándolo más allá de Argentina. Por ejemplo a Brasil o Paraguay, aunque en éste último conviven con los R5 cuya filosofía ha sido muy bien acptada.

(foto: @rallynoticias)

(foto: @rallynoticias)

Nuevamente España podría ser el puente entre ambos conceptos. El CERT en poco tiempo necesitará un cambio de cara al futuro, los R4 tienden a desaparecer y hay que buscar alternativas y esta podría ser una de ellas. Los pilotos argentinos recién llegados están demostrando que estos coches son una buena escuela y quizá podrían tener cabida en un CERT donde casi todo tiene sitio y puede ser competitivo.

La nueva generación de los Maxi Rally ya está en marcha. Las tres primeras unidades ya se están despachándo desde Córdoba (Argentina) el centro neurálgico de sus inventores, los hermanos Barattero, hacia Brasil y más sitios. Un motor distinto, un 1.6 turbo, puede que sea la respuesta difinitiva para llegar al mismo sitio que los R5. Una respuesta competente desde Argentina.

Nacho Rodríguez

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

6 Comments

  1. Nacho dice:

    este analisis con el mayor de los respetos esta mal
    Echo o a cas nasser altiyha no manejaba un R5 de la wrc 2? Sus tiempos eran mejores que los que usas aca para comparar. Si la comparativa es sudamericana es mas que valedera pero a nivel mundial dista totalmente de la realidad

    Saludos

    Nacho

    • Nacho Rodríguez dice:

      Hola Nacho:
      Lo primero, gracias por leer, estar ahí y compartir tus dudas. Como explico en parte del artículo, he eliminado de la comparativa a los vehículos RRC que compitieron en el Rally de Argentina porque me parecen coches que no están en sintonía con lo que se busca en esta categoría, precio asequible, coche de carreraas y categoría escuela. No los pongo en la comparativa porque son auténticos “Mini WRC”, caros de mantener, escasos y fuera del alcance de la mayoría. Los mejores tiempos en el Rally de Argentina fueron siempre para Protasov, con un RRC y sólo en uno triunfó Domínguez con un R5. Además, los RRC tienen su futuro muy limitado, y estamos buscando soluciones para un futuro.

  2. Iván dice:

    Nacho, excelente nota, hacía rato ue me venía preguntando qué similitudes se podrían encontrar en cuanto rendimiento entre los antiguos S200 y nuestros MR.
    En cuanto a la exportación de “Made in Argentna”, un equipo de Astralia ya está compitiendo con un 208 1.6 turbo preparado por los Barattero y se menciona que los mismos serán la categoría futura.
    Acá el enlace.
    https://www.facebook.com/PeddersRally?fref=ts

    • Nacho Rodríguez dice:

      Gracias Iván por el comentario.
      De hecho hay uno en Australia en manos de Peddr, que debuta en Portugal en el WRC2 con un R5 del equipo español RMC Motorsport, y se esperan otras dos nuevas unidades en Brasil, que se supone se estrenarán en el próximo Erechim Rally. Habrá que estar atentos. Gracias.

  3. Joaquín dice:

    Muy buena nota, como aporte, en marzo de éste 2016, se corrió en los al rededores de Encarnación, Paraguay, el mundialmente famoso “Tran Itapúa”, y como es bien conocido, en Paraguay tienen un parque de 15 R5 con unos 10 compitiendo siempre y el resto en “alquiler”, todos Ford Fiesta y Sköda Fabia, Marcos Ligato corrió con un Sköda del equipo de Gustavo Saba, para prepararse de cara a la fecha del Mundial que se venía a Córdoba, y pese a que los R5 ya son evoluciones de las versiones originales, Ligato al finalizar el sábado y transcurridas 9 etapas, Marcos ganó cómodamente 7, con lo cuál, uno puede deducirde que la diferencia de potencia no es tanta entre un Maxi Rally y un R5 Evo, ya el domingo cometió algunos errores con caída en un pozo incluida, y terminó segundo a 13″ de Diego Dominguez. Sinceramente, dejó muy bien parados a los Maxi Rally argentinos, que dicho sea de paso, son muy conocidos por allá, y varios espectadores esperaban y se lamentaban no ver a los Maxi Rally compitiendo en el CODASUR, considerando el nivel de máquinas y pilotos que tenemos. Saludos cordiales!

Leave a Comment