Más allá del resultado deportivo del I Rally de Tierra de Banahavis, tercera prueba del Campeoanto de España de Rallyes de Tierra, CERT 2014, podemos decir que el que ha perdido en esta cita ha sido el propio Campeonato. Desde el principio los pilotos avisaban de que podía ser un gran fiasco esta prueba, y no sólo eso, sino que ha sido algo indigno de llamarse rally, prueba o competición, mucho menos de tener nivel de Campeonato de España, aunque semejante atropello se haya cometido y encima haya sido puntuable es para hacerselo mirar.

Foto: (Nacho Rodríguez)

Foto: (Nacho Rodríguez)

De los tres pilares fundamentales en los que se basa un buen producto, en este caso el CERT, Participantes, Difusión y Organización, hay dos que están brillando por su ausencia, y no son precisamente los pilotos y equipos, que es lo mejor del Campeoanto. Especialmente malo está siendo el apartado de las organizaciones, en ocasiones por errores puntuales y en otras por incapacidad manifiesta para hacer la labor que tienen que desempeñar. La difusión está siendo complicada debido al caos organizativo general, cuando no son tiempos que no salen, son errores en el cronometraje, cuando no un rally casi clandestino en le que casi no hay kilómetros cronometrados y los horarios son difíciles hasta de encontrar.

Si lo que quieren es cargarse al CERT, van sin duda por el buen camino. Algunos de los implicados luchan como jabatos por mantenerlo en pie y hacer de él un auténtico espectáculo y referente en los rallyes de nuestro país, los equipos, los pilotos, aficionados, prensa y algunos más luchan por sacarlo adelante, pero son las propias organizaciones las que se lo están cargando. Por ahora hay cosas que no han estado a la altura, el cronometraje de Lorca, la comunicación de tiempos en Curtis y… el Rally de Benahavis en su totalidad.

Por lo que nos transmiten los pilotos, auténticos perjudicados en esta prueba andaluza, no había prácticamente posibilidad de hacer un rally digno. Tras una larga reunión en la tarde del viernes tras “intentar” hacer los reconocimientos ese mismo día, se decidió hacer la prueba, o un simulacro de rally. Un total de 53 kilómetros cronometraods para todo un rally del Campeonato de España me parece de chiste. Un roadbook inútil, sin revisar y sin las indicaciones básicas, unos tramos impracticables ni para las cabras que tuvieron que ser recortados a la mínima expresión. La verdad, porque los pilotos son muy buenos, pero lo mejor era haber recogido los bártulos y regresado a casa, pidiendo posteriormente daños y perjuicios al organizador de semejante encerrona.

Lo mejor de todo, los pilotos, que nos han deparado una carrera impresionante, dejándose todos ellos lo mejor de sí para luchar por la clasificación de un rally que, igual, no tenía que haberse celebrado. Si las cosas no mejoran, que esperemos que sí, estos pilotos, el auténtico valor del CERT actualmente, plegarán velas y se irán a otra parte, y entonces lo que tendremos será que enterrar a esta especialidad. Alguien tiene que tomar cartas en el asunto y señalar públicamente a los culpables de este fiasco para que les conozcan todos en el mundillo y no se vuelva a confiar en ellos, para que paguen por su incapacidad o por el contrario estarán condenando a muerte al CERT, y ya no sé si podrá resurgir en esta ocasión.

Nacho Rodríguez.

Share and Enjoy

  • Facebook
  • Twitter
  • Google Plus
  • Add to favorites
  • Email
  • RSS
 

0 Comments

You can be the first one to leave a comment.

Leave a Comment